Novedades

Boletín

Si quieres recibir nuestro boletín con las novedades, indícanos tu email:

Productos más vistos

El soberano y el disidente. La democracia tomada en serio Ver más grande

El soberano y el disidente. La democracia tomada en serio

Hoy en día nos encontramos en esta situación: o impulsamos la democracia hasta tomar en serio sus principios, o nos preparamos para perderla. Porque hoy, la democracia está herida. La política –el espacio público– se ha convertido en una cosa privado

Más detalles

15,00 €

Descripción

Hoy en día nos encontramos en esta situación: o impulsamos la democracia hasta tomar en serio sus principios, o nos preparamos para perderla.

Porque hoy, la democracia está herida. La política –el espacio público– se ha convertido en una cosa privado. La escena la ocupa ya una clase política única, unida por intereses corporativos comunes y predominantes, que triunfan sobre las diferencias ideológicas y programáticas. Ya no quedan ciudadanos que deciden (mediante un diputado), sino “súbditos” que consienten decisiones cada vez más extrañas: literalmente alienadas. El político de oficio se ha emancipado completamente del propio elector: el instrumento se constituye en sujeto, lo sustituye. La democracia representativa es necesariamente una democracia de partidos; sin embargo, el monopolio de los partidos sobre la vida pública elimina la democracia representativa, la convierte en un simulacro.

Ante este panorama, cabe preguntare: ¿Es posible trazar una línea de resistencia a la degeneración de la política? ¿Cómo exorcizar la tentación del absentismo? ¿Cómo detener la deriva suicida de la apatía? ¿Cómo inmunizar contra la indiferencia? ¿Con qué anticuerpos? ¿Cómo acercar, en definitiva, la política al ciudadano?

El túnel por el que hoy en día está obligada a caminar la democracia representativa no es, sin embargo, un callejón sin salida, por lo menos no de forma fatalista. En los meandros del organismo social circulan suficientes energías para poder salir del túnel: hacia el horizonte de una representación abierta. Para conseguirlo, es imprescindible restituirle al ciudadano soberanía y poder, es decir, garantizarle la decisión sobre la cosa pública.

De la democracia formal hemos pasado a la democracia falsa (aunque en apariencia los mecanismo y las instituciones siguen siendo las mismas). Ahora se trata de pasar de la democracia falsa a la democracia formal, es decir, de reinventar los mecanismo de la delegación secuestrados por la partitocracia, pisoteados por la política espectáculo, frustrados por los populismo, institucionalizando mecanismo que desbaraten nuevos alejamientos de la libertad.

Ficha técnica

ISBN9788496356740
Número de páginas120
Formato21,5 x 15 cm